Blog

Descubre como la práctica de Pilates te puede ayudar con la ciática

6 junio, 2017
Probablemente, muchas personas han sufrido ciática en algún momento de sus vidas. Ese dolor intenso que incapacita para realizar hasta las tareas más simples. Pero, ¿a qué se debe esta afección? Realmente no es una enfermedad en sí, más bien es un trastorno nervioso que provoca malestar a lo largo del nervio ciático, es decir, suele comenzar en la zona lumbar extendiéndose por la zona glútea, muslo, pierna, hasta llegar al pie. Su gran largo provoca que el nervio ciático esté particularmente vulnerable a la presión o daño.

En la mayoría de los casos, la principal causa del problema se debe a una lesión en un disco vertebral. Asimismo, se podría originar por el debilitamiento de los distintos intervertebrales de la columna, ocasionado por el proceso natural de envejecimiento, la realización de un esfuerzo excesivo o por posturas corporales incorrectas, lo cual a la larga provoca desequilibrios en la columna vertebral.

Practicar ejercicio regularmente puede ayudar a aliviar el ciático. Esto, debido a que la liberación de endorfinas es capaz de reducir el dolor. Específicamente, el método pilates contribuye en la prevención de trastornos físicos que causan malestar, en este caso provocado por la afección del nervio ciático. Por lo mismo, es recomendable la rehabilitación mediante rutinas suaves y controladas, como el pilates, su práctica permite fortalecer los músculos y las articulaciones de la espalda y el Powerhouse (piso pélvico, transverso del abdomen, el diafragma, multifidus).

El pilates, además, desarrolla una reeducación postural muy efectiva, es decir, elimina las posturas forzadas y mantiene la estabilidad y posición correcta de la zona afectada. El trabajo, por lo tanto, estará enfocado en estabilizar la columna lumbar, fortaleciendo la faja abdominal y la musculatura estabilizadora primaria de la columna. De este modo, los diversos aspectos en los que se centra el entrenamiento pueden ayudar a reducir los problemas de espalda. El método hace específico hincapié en la conexión de la mente y el cuerpo, por consiguiente, mientras más conocimiento del cuerpo tengamos, será posible reconocer movimientos y posturas durante el transcurso la vida diaria que podrían causar lesiones.

No obstante, proteger el nervio ciático mientras se practica pilates es fundamental, por lo que habrá que evitar determinados ejercicios como, por ejemplo: en los que te inclinas hacia adelante desde la cadera, ya que pueden exacerbar el ciático, especialmente cuando gran parte de tu peso corporal descansa sobre tu cintura.

Es importante que practiques cualquier tipo de actividad física con alguien calificado para dar instrucciones de ésta, debido a que el objetivo principal de ejercitarse es contribuir en el bienestar general del cuerpo y la mente, no lo contrario, siempre evitando provocar lesiones físicas.

Nuevo llamado a la acción

Newsletter

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Conócenos

¡Motívate! Solicita una clase experimental gratis

CLICK AQUÍ