Blog

Anímate a mejorar tu estado físico practicando Pilates

8 junio, 2017
Primero que todo, debemos comprender que adelgazar se refiere a perder materia grasa. Asimismo, la baja de peso se basa en calorías asimiladas, es decir, que el consumo de éstas debe ser menor a las gastadas. Si estás en busca de disminuir un par de tallas y marcar tu figura mediante la actividad física, ten en cuenta lo siguiente:

El ejercicio se divide en dos diferentes grupos: aeróbicos (referido a rutinas moderadas practicadas por un período de tiempo más prolongado como, por ejemplo: trotar, caminar rápido, bailar, etc.) y anaeróbicos (que fortalecen la masa muscular, generalmente, arrojando mejores resultados durante rutinas cortas, bajo exigencia intensa). Ambos tipos tienen numerosas ventajas, además del gasto calórico para bajar de peso. El pilates es un ejercicio anaeróbico, por lo tanto, es más importante la calidad y el control del movimiento que la cantidad de repeticiones. No obstante, uno de los grandes beneficios del método es que se adelgaza (genera una importante pérdida de grasa, ya que aumenta el gasto calórico) y se muscula a la vez.

El enfoque del pilates permite que se utilicen correcta y eficientemente los músculos, reduciendo grasa en el cuerpo y desarrollando masa muscular. Es probable que en un principio no veas reflejados los resultados en la balanza, esto es porque la grasa va disminuyendo y el músculo va aumentando, y debido a que el músculo pesa más que la grasa sí podrías notar el avance en un medidor de grasa corporal.

El pilates estimula los órganos y músculos desde adentro hacia afuera, lo que mejora nuestro funcionamiento interior y puede ayudarnos a perder peso equilibrando nuestro organismo. Los resultados de un cuerpo trabajado por el pilates los puedes notar paulatinamente y es posible lograrlo tanto con los ejercicios que se realizan en las máquinas, como los que se ejecutan sobre una colchoneta. Durante los primeros veinte minutos de las rutinas, los músculos logran consumir el glucógeno acumulado. Es en ese momento cuando el organismo comienza a quemar la grasa.

Son evidentes los primeros resultados para quienes comienzan a practicar pilates, en cuanto a la reducción de medidas en el “Powerhouse”, zona referida al abdomen, glúteos, piernas, brazos y tronco en general.

El aumento de tejido muscular que provoca el pilates, conlleva un incremento del gasto calórico diario. Por lo tanto, podemos decir que el método es un buen camino para conseguir perder peso y grasa.

Con cada clase, la musculatura se acrecienta y, por consiguiente, necesita calorías extra para nutrir el musculo desarrollado, lo cual ayudará a perder peso de forma progresiva, llegando a igualar a las calorías que consumiría un trabajo cardiovascular.

Luego de un tiempo practicando pilates, verás los avances a nivel físico y mental. Desecharás el volumen que te molesta, los músculos tanto de las piernas como los brazos se alargarán y parecerán más estilizados. Asimismo, la cintura se estrechará y los glúteos se moldearán.

No obstante, al igual que con cualquier otra rutina de ejercicios, la debes practicar al menos tres veces por semana, lo cual debes complementar con una dieta saludable.

Nuevo llamado a la acción

Newsletter

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Conócenos

¡Motívate! Solicita una clase experimental gratis

CLICK AQUÍ