Blog

¿Cómo ayuda la práctica del método pilates al colon irritable?

10 julio, 2017
Vivimos en una sociedad donde constantemente llevamos una carrera contra el tiempo, enfrentamos competencias, en todo sentido, durante el día a día y no es extraño que el estrés llegue a afectar nuestro cuerpo, desencadenando una serie de síntomas, como el colon irritable.

Esta molesta afección, es una enfermedad funcional, es decir no existe ningún signo orgánico que permita diagnosticarlo. Se caracteriza por la alteración en la movilidad del tubo digestivo y afecta, principalmente, a mujeres entre los 20 y 30 años. Las molestias que desencadena esta anomalía son: dolor abdominal, estreñimiento, diarrea, distensión abdominal después de comer, flatulencia, eructos frecuentes, sensación de pesadez intestinal, mal humor, dolores de cabeza, trastornos de sueño, entre otros.

Generalmente, se ha intentado tratar esta enfermedad con la ingesta de medicamentos como: tranquilizantes, antiespasmódicos, procinéticos y antiflatulentos. No obstante, ninguna de estas vías ha dado gran resultado, ya que la mayoría de los regímenes en base a fármacos, apunta a aliviar las molestias, pero no a combatir el problema en sí.

Practicar regularmente actividad física es, sin duda, una de las mejores recomendaciones que te podemos dar para combatir el estrés físico y psíquico, ya que no sólo mejora la salud, sino que relaja los músculos y ayuda a descansar mejor. Por lo tanto, el ejercicio nos mantiene en buena forma y fortalece nuestro sistema digestivo; así como también relaja nuestro sistema nervioso, generando que nuestro organismo se revitalice y el cuerpo sea más fuerte, reforzando el sistema inmunológico.

Sin embargo, todos los ejercicios no tienen el mismo efecto, sino que deben reunir ciertas condiciones, como: la relajación, control, intensidad adecuada, etc. Proyectando esto al caso específico del colon irritable, se debe considerar un trabajo que implique movilidad, relajación, y estímulo a la circulación de la zona abdominal (Powerhouse). El método pilates se orienta a un objetivo específico, ya que sus más de 800 ejercicios permiten alcanzar resultados efectivos en el manejo no farmacológico de esta patología.

Para tratar adecuadamente el colon irritable mediante la práctica del pilates, es necesario seleccionar secuencias de ejercicios integrados, en relación a los objetivos específicos que se quieran obtener, que permitan fortalecer los tres niveles de nuestro ser: físico, emocional y mental. Con ello, se alcanzará una mejor calidad de vida, basada en una sana relación con nosotros mismos, y a la vez, con nuestro entorno.

Como dijimos anteriormente, existen muchas formas de controlar el estrés, pero la clave está un cambio en el estilo de vida, por lo cual se recomienda realizar ejercicios y técnicas de relajación; factores que encontrarás en las rutinas del método pilates.

Nuevo llamado a la acción

Newsletter

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Conócenos

¡Motívate! Solicita una clase experimental gratis

CLICK AQUÍ