Blog

El método pilates y las hernias discales

11 julio, 2017
Una buena opción para recuperarse o prevenir lesiones es comenzar a practicar ejercicios de bajo impacto como el pilates. Una de las afecciones más habituales podría ser la protusión y posterior hernia discal. Estos discos, cuya función es mejorar la movilidad y estabilización intervertebral, están conformados por un núcleo pulposo y un anillo fibroso alrededor, el cual puede degenerarse y se desgarrarse perdiendo su forma. La protusión es el paso previo a la hernia discal, producida por el desplazamiento hacia el exterior de la vértebra.

Cuando el método pilates es aplicado en personas con hernia o protusión discal, se deben desarrollar ejercicios que contribuyan a fortalecer la musculatura del tronco, reforzando la zona lumbar y abdominal. Asimismo, se deben realizar rutinas que mejoren la movilidad, faciliten la alineación de la columna e incrementen la fuerza de los músculos paravertebrales. Este método, en especial, tiene la particularidad de estimular la musculatura profunda del Powerhouse, esta es la mejor forma de proteger la espalda de cualquier patología en la zona.

Uno de los ejercicios más recomendados en el caso de sufrir dicha dolencia es el Reformer, rama del pilates que se realiza sobre una cama constituida por un carro deslizante, con muelles o resortes que le oponen resistencia al movimiento. Este es uno de los sistemas más efectivos dentro del método, principalmente a la hora de tratar afecciones como la hernia discal, debido a que la mayoría de los movimientos se realizan acostado de espaldas sobre el carro, siendo esta la posición más segura para proteger la columna vertebral.

Sin embargo, antes de comenzar a practicarlo, hay que tener en cuenta que se debe trabajar evitando aquellas rutinas de ejercicios en los que se combina la flexión de columna con la rotación de la misma, como es el caso de the saw o ’la sierra’. Los entrenamientos de hiperextensión de tronco en posición boca abajo, deben realizarse de forma muy controlada, alineando siempre la espalda correctamente y procurando cuidar la región.

Es importantísimo hacer hincapié en que el método pilates fue diseñado para practicarse de forma segura, mayormente en el caso de sufrir alguna patología como es la hernia discal. Por lo cual, siempre es necesaria la supervisión de un profesional calificado durante el proceso.

Te animamos a que practiques el método y sientas los resultados de este nuevo despertar sensitivo, el cual de seguro promoverá en ti hábitos saludables, tanto físicos como mentales.

El pilates, además de contribuir a desarrollar una postura correcta y erguida, te ayudará a crear conciencia sobre tu propio cuerpo, aplicables en la vida cotidiana, previniendo lesiones y haciéndote sentir mucho mejor.

Nuevo llamado a la acción

Newsletter

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Conócenos

¡Motívate! Solicita una clase experimental gratis

CLICK AQUÍ