Posts de la categoría ‘Blog’

Harvard descifra el secreto de la felicidad

El “Estudio de Desarrollo de Adultos” iniciado en 1938 por la Universidad de Harvard ha seguido a más de 700 hombres desde la adolescencia con el objetivo recolectar información acerca de lo que conduce a una vida saludable y feliz. Lo más sorprendente, según el director del estudio el Dr. Robert J. Waldinger, fue la revelación de que lo felices que somos dentro de nuestras relaciones tienen una poderosa influencia en nuestra salud.

3 lecciones acerca de nuestras relaciones sociales: 

1.Las conexiones sociales son buenas para la salud. Las personas que están más conectadas socialmente con la familia, los amigos y la comunidad son más felices, más saludables y viven más.

2.La soledad es tóxica.  Las personas que viven aisladas son menos felices, su salud tiende a deteriorarse prematuramente, así como también su función cerebral y normalmente viven menos.

3.La calidad de la conexión importa. “Vivir en situaciones de alto conflicto es dañino para la salud.

3 cosas que puedes empezar a hacer ahora

1.Nunca es demasiado tarde para desarrollar relaciones cercanas. los hombres que se mantuvieron felices durante la jubilación fueron los que reconstruyeron su círculo social fuera del trabajo.

2.Es importante nutrir o mejorar las relaciones existentes con familiares, amigos y cónyuges. “Las personas que trabajan en sus relaciones y se mantienen en relaciones son más felices”.

3.No piense que tener relaciones cercanas es una tarea ardua; piense en ello como parte del cuidado personal. “Mantenerse conectado e involucrado es en realidad una forma de cuidarse, como hacer ejercicio o comer bien”.

Meditación: haz que la relajación mental sea tu principal meta

Durante miles de años la gente ha utilizado la meditación para ir más allá de los pensamientos estresantes de la mente y los trastornos emocionales, hacia la paz y la claridad de la conciencia del momento presente. La variedad de técnicas de meditación, las tradiciones y las tecnologías son casi infinitas, pero la esencia de la meditación es una sola: el desarrollo de la conciencia y la conciencia expandida.

Estos son los regalos más apreciados de la meditación, sin embargo, las personas se sienten atraídas inicialmente a la meditación por muchas razones diferentes. Algunas personas empiezan a meditar por alguna recomendación médica, buscando obtener beneficios de salud relacionados con su presión arterial, reducción de estrés o para lograr tener un sueño reparador. Otros se acercan a la meditación buscando alivio a pensamientos dolorosos, de miedo o de enojo que se encuentran constantemente en su mente. Y otros se acercan a la meditación para lograr una mayor comprensión de sí mismos o para mejorar su habilidad de concentración.

Es preciso decir que el propósito de la meditación depende del meditador, pero también es cierto que cualquier persona que medita regularmente recibe beneficios profundos en todos estos niveles, físico, mental, emocional y espiritual.

Un importante estudio realizado por el Hospital General de Massachusetts encontró que tan sólo ocho semanas de meditación no sólo ayudaron a que la gente se sienta más tranquila, sino que también encontró que se produjeron cambios en varias áreas del cerebro, incluyendo el crecimiento en las áreas asociadas con la memoria, la empatía, el sentido de sí mismo y la regulación del estrés.

Referencia

10 pasos para enfrentar el estrés

1-  Reconoce las cosas que no puedes cambiar. Aceptar que no puedes cambiar ciertas cosas te permite dejarlas ir sin alterarte. 

2-  Evita las situaciones estresantes. Siempre que te sea posible, aléjate de la fuente del estrés.

3-  Haz ejercicio. Realizar actividades físicas todos los días es la mejor y más fácil manera de lidiar con el estrés. 

4-  Cambia tu perspectiva. Intenta desarrollar una actitud más positiva ante los desafíos. Puedes hacerlo reemplazando los pensamientos negativos con pensamientos más positivos. 

5-  Haz algo que disfrutes. Cuando el estrés te tenga decaído, haz algo que disfrutes para ayudar a ponerte de pie de nuevo. Puede ser algo tan simple como leer un buen libro.

6-  Conéctate con tus seres queridos. No dejes que el estrés se interponga entre ti y su vida social. Pasar tiempo con familiares puede ayudarte a olvidarte del estrés. 

7-  Duerme lo suficiente. Intenta dormir entre 7 y 9 horas todas las noches.

8-  Consume una dieta saludable. Comer alimentos saludables ayuda a darte energía a tu cuerpo y tu mente. 

9-  Aprende a decir que no. Si tu estrés viene de realizar demasiadas tareas en casa o en el trabajo, aprende a establecer límites. Pide ayuda a los demás cuando la necesites.

10- Haz que la relajación mental sea tu principal meta y recurre a una gran variedad de tácticas, como desarrollar un pasatiempo, meditar y retiros donde hagas un voto de silencio. 

Hay 3 tipos de estrés del positivo al negativo.

Estrés agudo
El estrés agudo es la forma de estrés más común. Surge de las exigencias y presiones del pasado reciente y las exigencias y presiones anticipadas del futuro cercano. El estrés agudo es emocionante y fascinante en pequeñas dosis, pero cuando es demasiado resulta agotador. Del mismo modo, exagerar con el estrés a corto plazo puede derivar en agonía psicológica, dolores de cabeza tensiónales, malestar estomacal y otros síntomas. Dado que es a corto plazo, el estrés agudo no tiene tiempo suficiente para causar los daños importantes asociados con el estrés a largo plazo.

Estrés agudo episódico
Por otra parte, están aquellas personas que tienen estrés agudo con frecuencia, cuyas vidas son tan desordenadas que son estudios de caos y crisis. Siempre están apuradas, pero siempre llegan tarde. Si algo puede salir mal, les sale mal. Asumen muchas responsabilidades, tienen demasiadas cosas entre manos y no pueden organizar la cantidad de exigencias autoimpuestas ni las presiones que reclaman su atención. Parecen estar perpetuamente en las garras del estrés agudo. Otra forma de estrés agudo episódico surge de la preocupación incesante. Los “doña o don angustias” ven el desastre a la vuelta de la esquina y prevén con pesimismo una catástrofe en cada situación. Tratar el estrés agudo episódico requiere la intervención en varios niveles, que por lo general requiere ayuda profesional, la cual puede tomar varios meses.

Estrés crónico
Este es el estrés agotador que desgasta a las personas día tras día, año tras año. El estrés crónico destruye al cuerpo, la mente y la vida. Hace estragos mediante el desgaste a largo plazo. El estrés crónico surge cuando una persona nunca ve una salida a una situación deprimente. Es el estrés de las exigencias y presiones implacables durante períodos aparentemente interminables. Sin esperanzas, la persona abandona la búsqueda de soluciones. Algunos tipos de estrés crónico provienen de experiencias traumáticas de la niñez que se interiorizaron y se mantienen dolorosas y presentes constantemente. Debido a que los recursos físicos y mentales se ven consumidos por el desgaste a largo plazo, los síntomas de estrés crónico son difíciles de tratar y pueden requerir tratamiento médico y de conducta y manejo del estrés.

Referencias

El estrés provoca 2 reacciones: pelear o huir

Es común no admitir o reconocer el estrés. No obstante, el estrés es una reacción psicológica y física normal a las exigencias crecientes de la vida cotidiana.  Al considerar las causas del estrés, recuerda que tu cerebro está controlado por una conexión permanente a un sistema de alarma para tu protección. Cuando tu cerebro percibe una amenaza, le manda señales a tu cuerpo para que libere una explosión de hormonas para estimular tu capacidad de respuesta, que se conoce como la respuesta de “PELEAR  O HUIR”.  Cuando la amenaza desaparece, se supone que tu cuerpo va a volver a un estado normal de relajamiento. Pero desafortunadamente como el estrés es constante en la vida moderna eso quiere decir que tu “sistema de alarma” rara vez se apaga.  Por ese motivo controlar el estrés es fundamental. El control del estrés te da una variedad de herramientas para reajustar tu sistema de alarma.  Si no controlas el estrés, tu cuerpo se encontrara  en un estado de alerta continuo. Con el paso del tiempo, los altos niveles de estrés llevarán a problemas de salud que pueden ser bastante serios.

Referencia