Posts de la categoría ‘Blog’

10 consejos que podrán ayudarte a superar el bajón de invierno

Y cuando nos sentamos en el sofá, un conflicto interno estalla en nuestra mente: «Deberías ir a correr», dice el angelito posado encima del hombro mientras al diablillo le parece mejor opción quedarnos debajo de la manta con una taza de café caliente entre las manos. En verano, ese diablillo no aparece.

Los científicos están de acuerdo en que la falta de luz solar trastoca el reloj biológico del cuerpo.  Otra de las causas radica en el hecho de que el sol sale más tarde y la luz tiene menos fuerza. Aquellos que pasamos más tiempo en espacios interiores y vivimos más lejos del ecuador también tenemos más riesgo de sufrir un bajón o una depresión de invierno. Ante esta situación, el cuerpo se dedica a producir más melatonina (la hormona del sueño), mientras que reduce la fabricación de serotonina y noradrenalina (hormonas de la actividad). Por eso nos sentimos menos eficaces y enérgicos.

¡Lucha contra el bajón de invierno!

Diez consejos que podrán ayudarte a superar el bajón de invierno:

1. Comer sano y evitar el alcohol.

2. Añadir un suplemento de vitamina B y vitamina D3 a la dieta o tomar sol a menudo.

3. Exponerse a la luz, también a la luz artificial, o aún mejor: ¡ir en bici o caminando al trabajo!

4. Moverse: el ejercicio físico activa la producción de las hormonas de la felicidad.

5. Asegurarse de que la casa esté bien ventilada y de que haya suficiente oxígeno: las plantas verdes limpian el aire y producen oxígeno extra.

6. ¡Reír! La risa estimula la producción de las hormonas de la actividad.

7. Realizar terapias de luz.

8. Hidroterapia. Tomar una ducha que alterne agua fría y caliente o lavarse la cara con agua fría y caliente.

9. Tomar cada mañana un vaso de agua mineralizada con el jugo de un limón.

10. ¡Ser positivo frenará el bajón!

Referencia:  Paige Smith, HuffPost US 

Mi vestido es hecho de fibra natural pero ¿será que es sostenible?

El hecho de ser asociado con el mundo natural no significa que los procesos usados para obtenerlos no causen graves daños medioambientales.

En otras palabras, no basta que el tejido sea de origen natural, importa saber qué productos químicos son usados durante su fabricación.
Según Kate Fletcher, escritora, consultora y especialista en moda: “El algodón y el poliéster representan en conjunto más del 80% de las fibras textiles que se consumen anualmente en el mundo.” Ambos tejidos requieren el uso intensivo de petroquímicos. En en el caso del algodón convencional, por los pesticidas y herbicidas usados para su cosecha, mientras el poliéster por ser una fibra obtenida del petróleo.

¿Qué significa sostenibilidad cuando se trata de telas?

Para evaluar la sostenibilidad de un tejido, se debe considerar su impacto social y ambiental en 4 áreas principales:
1. La extracción de la materia prima
2. Producción textil
3. Teñido, estampado, lavado y acabado
4. Fin de vida útil, biodegradabilidad y capacidad de reciclaje

Los 6 tejidos más sostenibles

  • Tejidos Reciclados
  • Tencel (lyocell)
  • Lino
  • Cáñamo
  • Algodón orgánico
  • Yute
Referencias
Supply Compass 
Fashion Revolution 

“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”.

Al enamorarse, al tener hijos, al elegir una forma de vivir determinada, al hacer amistades, al perder a alguien, en todas estas ocasiones nos hacemos candidatos al dolor.   Por tanto, el dolor está presente en nuestra vida lo queramos o no.

Normalmente el dolor se relaciona con una pérdida, con un duelo. El dolor es proporcional a la pérdida que tuvimos. Puede comprender varias emociones como, por ejemplo, la tristeza o la rabia.  El sufrimiento en cambio es una elección. Incluso a veces es una posición de vida. Una manera de mostrarse ante los demás. El sufrimiento puede durar toda la vida, aunque el hecho que lo provocó ya haya pasado. Ante el sufrimiento no solo intervienen emociones, sino que también interviene los pensamientos, que pueden llegar a ser obsesivos.  Sufrir es no querer mirar el dolor, querer evitarlo  e  instalarnos en lo «incómodo» como una forma de vida.

«Sufrir es más fácil que actuar». -Bert Hellinger

Actuar pasa por abrirnos al dolor, aceptarlo, acogerlo y expresarlo para que lo podamos atravesar y pasar a la siguiente emoción. ¿Es el sufrimiento opcional? Si en la medida que podemos ahorrarnos el sufrimiento de más, aceptando nuestro dolor, dándole un espacio y responsabilizándonos de él. Para dejar de sufrir necesitamos aceptar que estamos sufriendo, validar nuestro dolor y ver cuál es la ganancia secundaria que estamos obteniendo con ese sufrimiento.

¿Qué beneficios secundarios obtengo del sufrimiento?

Lo primero que te puede venir a la cabeza es que ninguno, el tema es que detrás de cualquier conducta hay un beneficio secundario. En el caso del sufrimiento, a pesar de que pueda parecer algo involuntario, también hay un beneficio oculto que es conveniente destapar para poder aprender a hacer algo diferente ante el dolor.

  1. Negarme a vivir el dolor, defenderme del dolor
  2. No responsabilizarme de mi dolor
  3. Buscar una persona que sea mi «salvador» y que me saque de mi sufrimiento
  4. No aceptar la situación que me produce dolor. ¿Por qué a mí?
  5. Ser víctima y manipular a mi entorno a mi antojo
  6. Atraer al «público» para llamar la atención y sentirme querido
  7. Quedarme como estoy, en el pasado sin moverme hacia el futuro

Adriana Reyes
Psicóloga

Promoción “AMIGUIS” de YO Pilates en Marzo

Ahorra cuando tu invitado (a) realice su primera compra. Esta promoción es válida durante todo el mes de marzo 2019. Envíanos un correo y menciona “Amiguis 2019”. Te esperamos. 

6 Pasos Para Formar y Mantener Buenos Hábitos

1- Elige un hábito, y empieza con algo muy muy pequeño de él, que no requiera esfuerzo. Repítelo hasta automatizar ese segmento.

2-Identifica cuál es el obstáculo que te impediría empezar con tu nuevo hábito día tras día, y trata de evitarlo, colocando el nuevo hábito en espacios sin obstáculos.

3- Incrementa tu rutina de a poco. Suma flexiones, km, vasos de agua, porciones de fruta, lo que sea, pero de a poco.

4- Planifica el fracaso: prepárate mentalmente para el momento en que puedas tropezar. Piensa qué estrategia aplicarás para volver al camino.

5- Trata de recordar por qué estás haciendo esto, y cuál es la recompensa. Anótalo, repítelo.

6- Celebra cada logro: cada segmento asimilado, naturalizado, tiene que ser celebrado, ya que el cerebro, necesita entender qué está haciendo algo bien.

Photo by Tirachard Kumtanom from Pexels

Referencia: James Clear