Posts de la categoría ‘Blog’

6 Pasos Para Formar y Mantener Buenos Hábitos

1- Elige un hábito, y empieza con algo muy muy pequeño de él, que no requiera esfuerzo. Repítelo hasta automatizar ese segmento.

2-Identifica cuál es el obstáculo que te impediría empezar con tu nuevo hábito día tras día, y trata de evitarlo, colocando el nuevo hábito en espacios sin obstáculos.

3- Incrementa tu rutina de a poco. Suma flexiones, km, vasos de agua, porciones de fruta, lo que sea, pero de a poco.

4- Planifica el fracaso: prepárate mentalmente para el momento en que puedas tropezar. Piensa qué estrategia aplicarás para volver al camino.

5- Trata de recordar por qué estás haciendo esto, y cuál es la recompensa. Anótalo, repítelo.

6- Celebra cada logro: cada segmento asimilado, naturalizado, tiene que ser celebrado, ya que el cerebro, necesita entender qué está haciendo algo bien.

Photo by Tirachard Kumtanom from Pexels

Referencia: James Clear 

“Un Viaje de Mil Millas Comienza con el Primer Paso” Lao Tzu

El “Efecto de un Nuevo Comienzo” es una Oportunidad para Crear Nuevos Hábitos. ¿Pero cómo mantenerlos? 

La ciencia respalda que las resoluciones de Año Nuevo hacen que las personas se empeñen más a la hora de proponer metas y también aumentan sus posibilidades de alcanzarlas. Los expertos lo llaman de Efecto de un Nuevo Comienzo“. 
Esos “nuevos puntos de partida” ocurren a lo largo del año – no solo en enero – ya que están marcados por puntos de referencia temporales – cumpleaños, lunes, vacaciones, lo que nos da más oportunidades de recomenzar e incitar cambios que mejoren nuestras vidas.

¿Pero cómo mantener esos cambios para que se transformen en parte de nuestra rutina?

Según James Clear – creador de The Habits Academy, un curso para personas que buscan incorporar mejores rutinas y autor de Atomic Habits [Hábitos atómicos] un libro recién publicado y que luego estará disponible en Español, al igual que el dinero se multiplica mediante el interés compuesto, los efectos de tus hábitos se multiplican al repetirlos con el tiempo.

Para mantener buenos hábitos él recomienda emplear la “regla de dos minutos” para comenzar. “La idea es que tomemos cualquier hábito que queramos desarrollar y lo reduzcamos a solo dos minutos”. En la práctica, eso significa que en lugar de ir al gimnasio después del trabajo todos los días, haremos dos minutos de abdominales todos los días. En lugar de intentar leer 30 libros este año, leeremos una página todos los días. “La clave es que debemos establecer un hábito antes de poder mejorarlo”. “Nos centramos mucho en llegar a la meta, pero nos olvidamos de hacer lo más importante que es presentarnos al trabajo todos los días.”

Harvard descifra el secreto de la felicidad

El “Estudio de Desarrollo de Adultos” iniciado en 1938 por la Universidad de Harvard ha seguido a más de 700 hombres desde la adolescencia con el objetivo recolectar información acerca de lo que conduce a una vida saludable y feliz. Lo más sorprendente, según el director del estudio el Dr. Robert J. Waldinger, fue la revelación de que lo felices que somos dentro de nuestras relaciones tienen una poderosa influencia en nuestra salud.

3 lecciones acerca de nuestras relaciones sociales: 

1.Las conexiones sociales son buenas para la salud. Las personas que están más conectadas socialmente con la familia, los amigos y la comunidad son más felices, más saludables y viven más.

2.La soledad es tóxica.  Las personas que viven aisladas son menos felices, su salud tiende a deteriorarse prematuramente, así como también su función cerebral y normalmente viven menos.

3.La calidad de la conexión importa. “Vivir en situaciones de alto conflicto es dañino para la salud.

3 cosas que puedes empezar a hacer ahora

1.Nunca es demasiado tarde para desarrollar relaciones cercanas. los hombres que se mantuvieron felices durante la jubilación fueron los que reconstruyeron su círculo social fuera del trabajo.

2.Es importante nutrir o mejorar las relaciones existentes con familiares, amigos y cónyuges. “Las personas que trabajan en sus relaciones y se mantienen en relaciones son más felices”.

3.No piense que tener relaciones cercanas es una tarea ardua; piense en ello como parte del cuidado personal. “Mantenerse conectado e involucrado es en realidad una forma de cuidarse, como hacer ejercicio o comer bien”.

Meditación: haz que la relajación mental sea tu principal meta

Durante miles de años la gente ha utilizado la meditación para ir más allá de los pensamientos estresantes de la mente y los trastornos emocionales, hacia la paz y la claridad de la conciencia del momento presente. La variedad de técnicas de meditación, las tradiciones y las tecnologías son casi infinitas, pero la esencia de la meditación es una sola: el desarrollo de la conciencia y la conciencia expandida.

Estos son los regalos más apreciados de la meditación, sin embargo, las personas se sienten atraídas inicialmente a la meditación por muchas razones diferentes. Algunas personas empiezan a meditar por alguna recomendación médica, buscando obtener beneficios de salud relacionados con su presión arterial, reducción de estrés o para lograr tener un sueño reparador. Otros se acercan a la meditación buscando alivio a pensamientos dolorosos, de miedo o de enojo que se encuentran constantemente en su mente. Y otros se acercan a la meditación para lograr una mayor comprensión de sí mismos o para mejorar su habilidad de concentración.

Es preciso decir que el propósito de la meditación depende del meditador, pero también es cierto que cualquier persona que medita regularmente recibe beneficios profundos en todos estos niveles, físico, mental, emocional y espiritual.

Un importante estudio realizado por el Hospital General de Massachusetts encontró que tan sólo ocho semanas de meditación no sólo ayudaron a que la gente se sienta más tranquila, sino que también encontró que se produjeron cambios en varias áreas del cerebro, incluyendo el crecimiento en las áreas asociadas con la memoria, la empatía, el sentido de sí mismo y la regulación del estrés.

Referencia

10 pasos para enfrentar el estrés

1-  Reconoce las cosas que no puedes cambiar. Aceptar que no puedes cambiar ciertas cosas te permite dejarlas ir sin alterarte. 

2-  Evita las situaciones estresantes. Siempre que te sea posible, aléjate de la fuente del estrés.

3-  Haz ejercicio. Realizar actividades físicas todos los días es la mejor y más fácil manera de lidiar con el estrés. 

4-  Cambia tu perspectiva. Intenta desarrollar una actitud más positiva ante los desafíos. Puedes hacerlo reemplazando los pensamientos negativos con pensamientos más positivos. 

5-  Haz algo que disfrutes. Cuando el estrés te tenga decaído, haz algo que disfrutes para ayudar a ponerte de pie de nuevo. Puede ser algo tan simple como leer un buen libro.

6-  Conéctate con tus seres queridos. No dejes que el estrés se interponga entre ti y su vida social. Pasar tiempo con familiares puede ayudarte a olvidarte del estrés. 

7-  Duerme lo suficiente. Intenta dormir entre 7 y 9 horas todas las noches.

8-  Consume una dieta saludable. Comer alimentos saludables ayuda a darte energía a tu cuerpo y tu mente. 

9-  Aprende a decir que no. Si tu estrés viene de realizar demasiadas tareas en casa o en el trabajo, aprende a establecer límites. Pide ayuda a los demás cuando la necesites.

10- Haz que la relajación mental sea tu principal meta y recurre a una gran variedad de tácticas, como desarrollar un pasatiempo, meditar y retiros donde hagas un voto de silencio.