Posts con la etiqueta ‘#estilodevida’

“El dolor es inevitable pero el sufrimiento es opcional”.

Al enamorarse, al tener hijos, al elegir una forma de vivir determinada, al hacer amistades, al perder a alguien, en todas estas ocasiones nos hacemos candidatos al dolor.   Por tanto, el dolor está presente en nuestra vida lo queramos o no.

Normalmente el dolor se relaciona con una pérdida, con un duelo. El dolor es proporcional a la pérdida que tuvimos. Puede comprender varias emociones como, por ejemplo, la tristeza o la rabia.  El sufrimiento en cambio es una elección. Incluso a veces es una posición de vida. Una manera de mostrarse ante los demás. El sufrimiento puede durar toda la vida, aunque el hecho que lo provocó ya haya pasado. Ante el sufrimiento no solo intervienen emociones, sino que también interviene los pensamientos, que pueden llegar a ser obsesivos.  Sufrir es no querer mirar el dolor, querer evitarlo  e  instalarnos en lo «incómodo» como una forma de vida.

«Sufrir es más fácil que actuar». -Bert Hellinger

Actuar pasa por abrirnos al dolor, aceptarlo, acogerlo y expresarlo para que lo podamos atravesar y pasar a la siguiente emoción. ¿Es el sufrimiento opcional? Si en la medida que podemos ahorrarnos el sufrimiento de más, aceptando nuestro dolor, dándole un espacio y responsabilizándonos de él. Para dejar de sufrir necesitamos aceptar que estamos sufriendo, validar nuestro dolor y ver cuál es la ganancia secundaria que estamos obteniendo con ese sufrimiento.

¿Qué beneficios secundarios obtengo del sufrimiento?

Lo primero que te puede venir a la cabeza es que ninguno, el tema es que detrás de cualquier conducta hay un beneficio secundario. En el caso del sufrimiento, a pesar de que pueda parecer algo involuntario, también hay un beneficio oculto que es conveniente destapar para poder aprender a hacer algo diferente ante el dolor.

  1. Negarme a vivir el dolor, defenderme del dolor
  2. No responsabilizarme de mi dolor
  3. Buscar una persona que sea mi «salvador» y que me saque de mi sufrimiento
  4. No aceptar la situación que me produce dolor. ¿Por qué a mí?
  5. Ser víctima y manipular a mi entorno a mi antojo
  6. Atraer al «público» para llamar la atención y sentirme querido
  7. Quedarme como estoy, en el pasado sin moverme hacia el futuro

Adriana Reyes
Psicóloga

Fuerza, Flexibilidad, Core, Equilibrio y Resistencia

PILATES es un método que ha revolucionado el mundo de fitness. Su versatilidad permite que pueda adaptarse a las necesidades de diferentes personas, edades, y condiciones físicas. Inevitablemente, cuando envejecemos comenzamos a experimentar ciertos cambios corporales y fisiológicos en nuestro cuerpo. asimismo la plenitud física sufre una disminución continua a partir de los 35 años, para hacerse más latente entre los 55 y 60 en adelante.La serie de ejercicios de bajo impacto del PILATES trabaja entre otros aspectos la corrección postural – usando el CORE – la cual se va perdiendo con los años. Beneficia el tono muscular, que con el paso del tiempo se convierte en sarcopenia y mejora la elasticidad muscular y la flexibilidad articular – FUERZA, FLEXIBILIDADLos grupos musculares que se trabajan en las rutina son los mismos que se utilizan en las actividades a diario por lo tanto este tipo de entrenamiento es totalmente funcional. Los procesos relacionados con la reducción de la masa muscular y ósea son naturales, sin embargo lo trascendental es prevenir estas degeneraciones físicas para evitar accidentes y lesiones.

Más beneficios específicos del método PILATES:

  • Fortalece el tono muscular con eso disminuye el dolor articular y muscular (Fuerza)
  • Aumenta la flexibilidad y el equilibrio asimismo renueva la postura y alineación del cuerpo (Core, Flexibilidad, Equilibrio)
  • Aporta equilibrio tanto físico como mental, mejorando el sueño y la sensación de bienestar en general 
  • Ayuda a prevenir numerosas enfermedades como ciática, lumbalgia, artrosis, osteoporosis diabetes
  • Mejora la capacidad respiratoria lo cual es precisamente uno de los principios del PILATES, ejercicios controlados acompañados de una correcta respiración lo que favorece la funcionalidad del sistema circulatorio